El codo de tenista es en realidad un nombre inapropiado para esta lesión, ya que solo se presenta en aproximadamente un cinco por ciento de las personas que practican tenis. Anatómicamente, la causa del codo de tenista es el uso repetitivo de los músculos extensores del antebrazo, especialmente si no se utilizan mucho previamente. Prácticamente cualquier ocupación, esfuerzo deportivo o actividad del hogar que requiera el uso repetido del antebrazo y la muñeca pueden conducir a esta condición. Ciertas actividades y ocupaciones son más comúnmente asociados con el codo de tenista, como plomería, pintura, la pesca, el uso de la computadora y la práctica de ciertos instrumentos musicales. El codo de tenista es más común en adultos entre 30 y 50 años, pero puede afectar a personas de todas las edades.
 

Síntomas

Las personas con codo de tenista se quejan de dolor que se expande desde la parte externa del codo hacia el antebrazo y la muñeca. El dolor se produce principalmente cuando los tendones del antebrazo se unen a las zonas óseas en la parte exterior del codo. Además del dolor, las personas con codo de tenista experimentan debilidad que hace que sea especialmente difícil actividades tan sencillas como sostener una taza de café, abrir la chapa de una puerta, o siquiera saludar con la mano. El codo de tenista puede causar debilidad al torcer o agarrar objetos.
 

Pruebas

En muchos casos, el médico puede diagnosticar el codo de tenista simplemente escuchandote describir tus síntomas, estilo de vida y actividades, además del exámen físico. Sin embargo, si tu médico sospecha que otras razones, como un nervio oprimido, fracturas, o artritis son la causa de tu dolor, te puede sugerir radiografías, imágenes de resonancia magnética (MRI), o electromiografía (EMG).
 

Tratamiento

 
Un quiropráctico será capaz de determinar si una mala alineación de tu columna vertebral, el cuello o los hombros puede ser la causa de una lesión de compensación excesiva. En algunos casos, un ajuste quiropráctico básico puede ser todo lo que su necesites para detener los síntomas de dolor. Tu quiropráctico también trabajará contigo para determinar qué actividades pueden haber causado tu lesión y te recomendará reposo, sobre todo abstenerte de practicar las actividades que provocaron la lesión. Tu quiropráctico también puede recomendar la aplicación de terapia con hielo para ayudar a reducir el dolor y la inflamación, mientras que el codo está sanando. La compresión, mediante el uso de una venda elástica, es de gran ayuda para aliviar y prevenir una lesión mayor. Por último, elevar el codo siempre que sea posible limitará o prevendrá la inflamación.
 
Si el descanso y el hielo no alivian los síntomas del codo de tenista, un plan de terapia física es a menudo el siguiente paso recomendado. Tu quiropráctico te recomendará ejercicios para estirar y fortalecer los músculos y los tendones de tu brazo. También te orientará sobre la forma correcta de desarrollar tu actividad que desencadeno el desarrollo de tu lesión. Dependiendo de la severidad de la lesión, te podrá sugerir usar un soporte o una correa en el antebrazo, lo que reducirá la tensión en el tejido lesionado mientras sana.
 
 

 

Insurgentes Sur 1799, Piso 11
Col. Guadalupe Inn, Mexico, D.F.
   5662.8474 y 5662.6082
 
Renato Leduc 174 Int 104
Col. Toriello Guerra, Tlalpan, México D.F.
   6274.2010 y 6274.2011

 

 

© 2014 CQIntegralcom.mx / Centro Quiropráctico Integral. Todos Los Derechos Reservados.
Desarrollo GEAInternet.